Joy for All
Gato robot Goldy
209,00 € *

Hora de entrega 8-10 Días **

Goldy
Lucky
Blacky
  • ROBP001
  • Peso de envío: 2.2 kg
El gato robot interactivo tiende un puente a los pacientes con demencia Las personas que...más

El gato robot interactivo tiende un puente a los pacientes con demencia

Las personas que trabajan cuidando a pacientes o familiares con demencia saben que estas personas viven en su propio mundo. Llegar a captar su atención es un verdadero desafío. Lucky lo logra jugando. Porque es, al igual que sus compañeros, Goldy y Blacky, un gato robot. Desde hace algún tiempo, los animales robot se han utilizado con éxito en los cuidados. Tienden puentes allí donde faltan las palabras, llegando al contacto emocional con los ancianos. Por ejemplo, el gato robot puede ser una ayuda práctica y liberadora en el cuidado de enfermos con demencia por parte de sus cuidadores o familiares. El uso de este gato de suave tacto contribuye al bienestar y aporta alegría a las personas mayores. Y no solo a ellos. Para la familia y el personal sanitario es agradable ver cómo la persona se abre.

Muy próximos a la realidad y a la vida, gracias a una tecnología avanzada

El gato robot es visualmente muy parecido al original de cuatro patas, el tacto de su pelaje es excelentemente suave. Pero Lucky, Goldy y Blacky son mucho más que lindos animales. Estos blanditos compañeros incorporan una revolucionaria tecnología de sensores, movimiento y vibración. El gato responde a los movimientos y los abrazos. Puede abrir y cerrar los ojos y la boca. Con el típico estilo de los gatos, levanta la patita, y acto seguido da la sensación de que se está aseando. Si el gato robot se acaricia, este se restriega con placer, maullando de vez en cuando.

Diversión, relajación y seguridad con el gato robot

Los sensores que lleva instalados este animal robot proporcionan interacción y diversión. La reacción varía, en función de dónde y cómo el anciano toca o acaricia el gato. Si se le toca la mejilla izquierda, la nueva mascota moverá la cabeza hacia la mano que la está acariciando. Al igual que en la vida real, el gato se relaja cuanto más se le acaricia. Y la persona también. Si el gato robot no recibe contacto durante algunos minutos, dormirá una siesta. Si se quiere seguir jugando con él, será suficiente con tocarle suavemente el lomo. El efecto relajante de este compañero, tan fácil de cuidar, no solo es beneficioso para pacientes con demencia, sino para todos los ancianos que no puedan hacerse cargo de un gato real, debido a limitaciones físicas o de movilidad

Estimula la iniciativa, genera emociones positivas en pacientes con demencia

Las personas de avanzada edad, especialmente las personas con demencia, dependen cada vez más de la ayuda de otros. A menudo se sienten inseguros y desisten. El contacto con animales domésticos, sobre todo con perros o gatos, se percibe como algo más sencillo y menos peligroso. El trabajo con el gato robot transmite a los ancianos sensaciones positivas, estimulando su iniciativa. Los pacientes con demencia experimentan de inmediato que el gato responde a su contacto. Algunos recordarán al gatito de su infancia, mientras que otros descubrirán por primera vez los beneficios de un animal de compañía. Y todos se alegrarán de que el gato robot nunca muerda ni saque sus zarpas.

Buena sensaciones, sin asumir responsabilidades

Se han realizado estudios que demuestran que los animales tienen un efecto positivo en el bienestar psicológico, físico y social de las personas con demencia. El trabajo con el gato interactivo tiene un efecto apaciguador y relajante. Reduce la sensación de soledad, aumenta la calidad de vida. El gato robot despierta emociones positivas y es, además, adecuado para todos aquellos que no puedan hacerse cargo de un gato real debido a las alergias. Además, este compañero interactivo ofrece satisfacción y descarga a su dueño del sentido de responsabilidad, que a menudo resulta tan agobiante a edades avanzadas. El gato robot no necesita alimentarse ni ir al veterinario. Estará siempre aseado y dispuesto a recibir mimos, abrazos y un buen cepillado.

Gatos robot con distinción

Lucky, Goldy y Blacky han sido fabricados gracias a unos amplios conocimientos y experiencia. Han obtenido una acogida positiva tanto entre sus dueños como entre los familiares y el personal sanitario. La Dementia Society of America, asociación estadounidense integrada por voluntarios, cuya labor es sensibilizar acerca de la demencia, ha premiado a estos gatos robot. Por otro lado, este innovador animal de peluche ha obtenido en dos ocasiones seguidas en Norteamérica la distinción Caregiver Friendly Award, por tratarse de un producto de especial utilidad para cuidadores.

Así interactuará con su gato Los sensores que lleva instalados reaccionarán de distinta...más

Así interactuará con su gato

Los sensores que lleva instalados reaccionarán de distinta manera, en función de dónde o cómo toque al gato. Es realmente fácil.

Acaricie la mejilla izquierda del gato. Este moverá la cabeza hacia su mano.
Acaricie la nuca o el lomo del gato y este ronroneará feliz. Podrá escucharlo y sentir cómo vibra.
Cuanto más acaricie a su gato, más relajado estará. Incluso es posible que cierre los ojos y parecerá que está durmiendo.
Si sigue acariciando al gato, este se pondrá de patitas para arriba, señalando que quiere que le acaricien la barriga.
Si no lo toca durante varios minutos, el gato se quedará dormido. Para despertarlo, solo tendrá que darle suavemente en el lomo.
Con movimientos
y sonidos característicos de los gatos
Suave pelo inspirado
en razas reales
Con realista
ronroneo VibraPurr